Nuevos hallazgos en el Cabezo de la Joya, aparecen 14 nuevas tumbas con ajuares y elementos cerámicos.

Localizado 14 nuevos enterramientos, así como platos y cuencos de distintas morfologías que acompañan como ajuares los enterramientos, todos datados, entre los siglos VIII y VI a.C.

0
509

Las excavaciones arqueológicas en el Cabezo de la Joya de Huelva han concluido su fase de diagnóstico y el informe preliminar se ha presentado ante la Delegación Territorial de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. En dicha memoria se destacan los nuevos hallazgos encontrados en los cuatro meses de trabajo de campo y se han delimitado claramente las zonas de interés arqueológico, como solicitaba la Administración.

En la intervención se han hallado y localizado 14 nuevos enterramientos, así como platos y cuencos de distintas morfologías que acompañan como ajuares los enterramientos, todos datados, como los descubiertos en campañas anteriores, entre los siglos VIII y VI a.C.

Los nuevos restos se encuentran a lo largo de la ladera de orientación norte de la Necrópolis de La Joya, ha informado la Junta de Compensación del Plan de Reforma Interior (PERI) de la Unidad de Ejecución (UE) número 1 del PGOU de Huelva, integrada por empresas privadas, entidades públicas y pequeños propietarios.

En la propuesta de conservación, se reclama «agotar el registro a través de la excavación en extensión y crear un parque arqueológico en los espacios libres que propone el reformado del PERI», ha destacado la arqueóloga y directora de la intervención Alejandra Echevarría.

A su vez, la memoria concluye «imprescindible investigar de forma completa y exhaustiva el yacimiento, teniendo en cuenta su relevancia a nivel científico para proceder a continuación a desarrollar un diseño del espacio libre adecuado a la puesta en valor del patrimonio que atesora este cabezo».

El informe arqueológico incluye análisis geofísico y geológico y ha sido dirigido por la empresa patrimonial Ánfora, contando con el asesoramiento científico de la Universidad de Huelva. Para el estudio de los resultados se cuenta con la colaboración del prestigioso Instituto Arqueológico Alemán y sus conclusiones confirman la riqueza del área que circunda la parte más elevada del cabezo donde Juan Pedro Garrido y Elena Orta descubrieron la necrópolis tartésica en 1963.

La Junta de Compensación del PERI de la Unidad de Ejecución (UE) número 1 del PGOU de Huelva, que engloba a los propietarios de los terrenos, ha expresado su satisfacción por la culminación de estos trabajos de intervención arqueológica.

A la vista del contenido del Informe, la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía contará con datos e información para dictaminar y plantear las medidas necesarias para el correcto tratamiento de los elementos y valores patrimoniales del yacimiento arqueológico, en el seno del procedimiento de revisión del planeamiento urbanístico que viene tramitándose por el Ayuntamiento.

La Junta de Compensación ha reiterado recientemente a ambas administraciones su plena disposición para culminar dicho procedimiento de revisión de planeamiento con un claro compromiso de colaboración para la defensa y puesta en valor del patrimonio histórico.

OPORTUNIDAD DE PUESTA EN VALOR PARA LA CIUDAD

Los especialistas plantean vías de actuación y puesta en valor para la ciudad de un yacimiento de enorme riqueza patrimonial, haciendo compatibles todos los intereses en juego.

La necrópolis principesca de la Joya «es uno de los hitos arqueológicos más importantes de la península ibérica, y única en la calidad de los ajuares existentes en ella», ha asegurado el catedrático de arqueología de la UHU, Juan M. Campos, en sus investigaciones sobre La Joya del Plan General de Investigación de la Zona Arqueológica de Huelva.

RECUPERAR UNA ZONA MUY DEGRADADA

Por otro lado, han asegurado que la limpieza superficial para proceder a la adecuación de los terrenos y el estudio posterior ha supuesto la remoción de más de 3.000 m3 de material diverso y se han retirado 7.000 kilos de residuos contaminantes. La memoria preliminar destaca que se han cumplido todos los objetivos científicos marcados, así como los de tramitación urbanística y protección del patrimonio.

Una vez constatado el valor del yacimiento «se abre una propuesta de valor de un entorno urbanístico que era un lugar degradado y vertedero de espaldas a la ciudad», ha destacado el arqueólogo y coordinador de Ánfora, Diego González, en referencia «al abandono de décadas vivido en el cabezo, que sufría desprendimientos y el expolio de tierras que ha provocado la pérdida de buena parte del registro arqueológico en algunas zonas del ámbito acotado, haciendo desaparecer para siempre algunos vestigios de la zona».

La Junta de Compensación obtuvo los permisos de la Consejería de Cultura y el Ayuntamiento de Huelva y puso en marcha la intervención, que ha financiado en su integridad. La actuación está destinada a cumplir con el principal objetivo del planeamiento urbanístico para este cabezo: preservar los terrenos arqueológicos de la necrópolis de La Joya, englobándolos en un espacio libre de uso local público.

Todo el proceso ha sido rigurosamente tutelado por las administraciones y ha incorporado un programa de visitas guiadas, semanales y gratuitas a las excavaciones. Por las mismas han pasado más de 1.000 visitantes de asociaciones, escolares o ciudadanos a título particular, a través de la empresa Platalea, que han disfrutado así de un nuevo recurso cultural y turístico que se prevé mantener, y servirá de experiencia para el devenir del propio yacimiento.

En las conclusiones firmadas por los investigadores de la UHU J.M. Campos y C. Toscano, y el catedrático de la Universidad de la Laguna Antonio Tejera, se afirma que «no podemos permitirnos perder más información de uno de los yacimientos protohistóricos más valorados por la comunidad científica».

Las posibilidades de análisis posterior, apuntan, “son infinitas”, abarcando multitud de nuevos avances que no se pudieron hacer con la tecnología precedente, tales como: “estudios arqueometalúrgicos, de maderas y carbones por Carbono 14, estudios arqueométricos de las cerámicas, además de análisis paleobiológicos,  arqueozoológicos o físico-químicos, que junto a los análisis genéticos de material humano, faunístico y antropológicos contribuirán a conocer usos sociales y características de los pobladores de aquella Huelva, mientras que los análisis de restos vegetales, sedimentológicos y edafológicos aportarán información del entorno medioambiental”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here