El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Huelva denuncia “el caos, la dejadez y el derroche de la gestión de Gabriel Cruz”

El anterior alcalde “sabía de los problemas de la empresa del Mercado de San Sebastián desde marzo y lo ocultó a los detallistas para que no le explotase en campaña”

0
192

Felipe Arias desvela “el gasto de 8 millones de euros en los últimos meses para salvar la campaña” así como la aparición de “facturas de desayunos por 600 euros”

El portavoz del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Huelva, Felipe Arias, ha analizado la situación de “caos, abandono y dejadez” en la que la nueva corporación ha encontrado la administración municipal. Arias ha celebrado la primera rueda de prensa que con carácter semanal abordará la actualidad de la ciudad “para trasladar a los onubenses tanto los pasos que vayamos dando como la situación en la que nos encontremos en cada momento porque el nuestro será un Gobierno de puertas abiertas”.

“Gabriel Cruz presumía de gestión y tenía la ciudad sumida en el caos absoluto”, ha denunciado el primer teniente de alcalde y concejal de Urbanismo y Medio Ambiente. “Durante ocho años no ha hecho nada más que engañar a los onubenses con la falsa sensación de gestión que vendía”. En cambio, “la administración Cruz era un despropósito, fruto de la improvisación constante”. En estos primeros 15 días al frente de la ciudad, el equipo de Gobierno de Pilar Miranda denuncia que “cada cajón que abrimos nos encontramos un nuevo problema. Han dejado la caja vacía. Se han fundido hasta el último euro disponible en los últimos meses en un intento desesperado por maquillar su incompetencia para salvarse en las elecciones”. En este sentido ha resaltado “el despilfarro” de ocho millones de euros en las últimas semanas o “los 1,2 millones de euros de la licencia de obras de Fertiberia”.

Una de las primeras medidas puestas en marcha por el equipo de Gobierno de Pilar Miranda es la revisión de todas las obras en marcha. Arias ha denunciado que estas “acumulan retrasos, prórrogas y sobre costes que van a tener que pagar los onubenses”. La administración Cruz “no ha sido capaz de terminar ninguna de las que ha comenzado. La gestión es una absoluta irresponsabilidad”. Entre los diferentes casos analizados tiene especial relevancia la reforma del Mercado de San Sebastián porque “sabían desde el mes de marzo que la empresa arrastraba problemas de impagos y callaron, le pidieron que siguiera adelante y engañaron a los detallistas para que no les explotase durante la campaña electoral”. En cambio, en Médico Luis Buendía “los trabajos estaban terminados y no habían abierto la calle por una gestión con Endesa que nosotros resolvimos en cuestión de días”. En los próximos días se recepcionará de forma parcial la Fuente Vieja mientras que proyectos como el de la Plaza Niña se van a revisar “por completo para evitar el atentado que iban a cometer contra el patrimonio de Huelva”. Hay proyectos como la calle Puerto “adjudicados desde hace un año que ni han comenzado, que ahora tendrán sobrecostes porque sus presupuestos están desfasados”. Difícil solución tendrá “la condena a los vecinos de La Orden con la reforma del Conquero”. No obstante, estamos estudiando todas las posibilidades para intentar encontrar un arreglo al aislamiento de una barriada completa. 

El equipo de Gobierno de Pilar Miranda ha encontrado “un Ayuntamiento paralizado”. Felipe Arias ha definido la gestión anterior como “un auténtico caos, desorganizado y sin un plan”. Las decisiones se tomaban “a base de improvisar”. Así se ha explicado “el estado de la ciudad. Dejadez absoluta. Reparos de intervención en todo”. La organización interna era “un descontrol”. Cada concejalía “una hacía la guerra por su cuenta. Huelva no tenía un plan, no existía un proyecto de ciudad. Las concejalías competían entre sí, se pisaban, duplicaban actos y esto provocaba un derroche constante con falta de fiscalización y abuso de los contratos menores para eludir el control”. El portavoz del equipo de Gobierno ha denunciado situaciones “de engaño absoluto a los onubenses” como “la promesa de cesión de un local a una hermandad durante 30 años en un edificio que está planeado demoler”. El Ayuntamiento se regía por “la política del compadreo y la palmadita en la espalda”.

En estas dos primeras semanas con Pilar Miranda como alcaldesa de la ciudad “hemos hecho más que el PSOE en un año”. Entra las intervenciones más urgentes se encuentra el plan de limpieza de choque porque “la ciudad está sucia”. “Daba pena pasear por sus calles y sus plazas. Cuando uno se encierra en su despacho o vive de espaldas a las necesidades de la gente se aleja de los problemas de sus ciudadanos”. Muchos onubenses “nos han dicho que han visto pasar al camión de la limpieza por sus calles por primera vez en meses”. 

La intervención ha comenzado por El Molino y recorrerá en las próximas semanas todos los rincones de la ciudad con 35 zonas identificadas”. En este sentido se potenciará de nuevo la Línea Verde como vínculo directo entre los ciudadanos y el Ayuntamiento, para dar respuesta directa a las reclamaciones de los vecinos. El modelo de gestión de la alcaldesa Pilar Miranda estará marcado por “la escucha activa y la atención a los problemas reales de los vecinos”. 

Derroche económico

Felipe Arias ha confesado que “estamos asustados por lo que hemos encontrado” en las cuentas del Ayuntamiento de Huelva. En estos momentos se está realizando “un estudio de las cuentas municipales para hacer un diagnóstico de la situación real que nos han dejado”. No obstante, ha lamentado que “en el ADN del PSOE está gastar el dinero de los demás. En Andalucía lo sabemos bien. Huelva no iba a ser menos”. El portavoz del equipo de Gobierno denuncia “una montaña de informes con reparos a los gastos del anterior equipo de Gobierno y partidas sin ninguna justificación”.

Entre estas partidas ha contado “facturas por desayunos de 600 euros o entrevistas pagadas a 1.000 euros el minuto”. Arias ha explicado que “en los primeros seis meses del año se han gastado dos tercios del presupuesto en publicidad en autobombo y campaña ante la inevitable victoria de Pilar Miranda”. La administración Cruz lo hizo “con el único objetivo de salvar la cabeza para tener cuatro años más de todo incluido. Los onubenses demostraron ser más inteligentes que ellos. Ahora la hipoteca la pagaremos entre todos”. 

El Ayuntamiento hará “público” el resultado de ese informe económico y del estado de las cuentas una vez lo tenga completo para que “los onubenses sepan en qué se han gastado su dinero”.